Adriana Salvo: "Realmente hacer teatro era salir a jugar pero con mucha gente que se interesaba por tu juego"





Adriana Salvo una actriz navarra, que pisa fuerte sobre los escenarios, este verano la podremos ver entro otros sitios  en el Festival de Olite, desde pequeña ha vivido el teatro, señoras y señores en escena Adriana Salvo

1.          ¿Cuándo decidiste dedicarte a la interpretación?
Más bien recuerdo cuántas veces decidí que no lo haría. He hecho teatro desde muy pequeña con mi familia y todo apuntaba a que acabaría dedicándome a ello y por eso quizás hasta hace unos 8 años no aposté por hacerlo de manera profesional, aunque en realidad ya me dedicaba  en cuerpo y alma. Aunque todo mi tiempo, dinero y decisiones han ido encaminadas a estar formándome y haciendo teatro de manera regular desde pequeña, me costó mucho atreverme a tomar esta opción. El teatro era como ese amante del que no podía alejarme pero con el que me costaba comprometerme y apostar por él.

2.          ¿Recuerdas la primera vez te subiste a un escenario?
Tengo muchos recuerdos de pequeña  en la escuela y sobre todo cuando mi padre me llevaba y me sacaba en todas las obras que podía. Recuerdo especialmente una función, con 7 años o así, en la que mi padre en bambalinas justo antes de salir me decía de qué iba la siguiente escena, me daba unas pautas, algunas frases...y ¡Ala, a improvisar! Realmente hacer teatro era salir a jugar pero con mucha gente que se interesaba por tu juego. Vamos, lo que quiere cualquier niña o niño.

3.          ¿Cómo es Adriana Salvo como persona?
Depende del lugar, el momento y la compañía...jeje.A veces soy tímida, y en otros espacios puedo mostrarme dicharachera. Soy  muy constante y tenaz en el trabajo pero a la vez me ahogo si existe una rutina. ¡Y paso de la alegría al llanto en un santiamén! Así que...no sabría decirte, soy tantas cosas a la vez...

4.          ¿De qué salud goza el teatro en España?
A mí me resulta difícil  hacer un diagnóstico sobre la salud del Teatro porque siento que me falta quizás perspectiva. Puedo hablarte de lo que estoy viviendo habiendo venido de hacer mucho teatro en Madrid y llegar a Navarra. Aquí por un lado encuentro menos posibilidades, resulta más difícil  encontrar un hueco entre tanta programación y tan pocos espacios. Sin embargo, es aquí donde estoy pudiendo encontrar una mayor dignificación del trabajo. Resulta más fácil encontrar recursos para poder mantener condiciones mínimas de trabajo y hay apoyos para la creación y eso me gusta. No existen sin embargo, apoyos suficientes para la continuidad y para mantener una constancia del trabajo por lo que a veces es frustante dedicar tanto amor y trabajo a un proyecto que luego apenas puede echar andar porque no se programa. 

5.          ¿Qué es más difícil intepretar drama o comedia?
Supongo que cada cosa tiene lo suyo y al fin y al cabo más que el género para mí la dificultad depende del texto. Con un buen texto el drama o la comedia fluyen sin tener que ir buscarlos, y es así como debería ser. Trato de comprometerme con los personajes y la historia de igual manera ya sea comedia o drama porque en cualquiera de los dos géneros, hace falta tomárselos muy en serio para que funcionen.

6.          ¿Cómo preparas tus personajes?
Con mucha tenacidad y constancia, supongo. Al principio para acercarme empiezo a leer  una y otra vez, comprender la historia y qué viene a contar el personaje dentro de ella es fundamental para mí. Lo importante es la historia, no el personaje. Trabajar desde la imaginación es también para mí una herramienta clave al principio. Busco documentarme, investigar vidas e historias que despierten y alimenten mi imaginario. Y sin duda, el trabajo desde el cuerpo cuando el personaje va creándose, reconocer desde mi cuerpo qué entiendo de él y lanzarme a la búsqueda de lo que hay por descubrir. Siempre, incluso llevando muchas funciones, parto de que no lo sé todo sobre el personaje y trato de seguir haciéndome preguntas.

7.          ¿Qué te aporta el teatro, Adriana?
Curiosidad, placer y asombro por qué ser humano/a. Es profundamente enriquecedor poder contar historias con las que tanto desde dentro como desde fuera de escena las personas reflexionamos y encontramos experiencias que nos permiten descubrir aspectos del ser humano.

8.          ¿Cuál ha sido el personaje que te ha marcado más?
Diría que Estela, de la Cicatriz. Supuso un gran reto ya que aunque éramos dos en escena prácticamente llevaba el peso y fue difícil y a la vez muy gratificante el proceso de sostener un personaje complicado, lleno de matices, que implicaba mucha desnudez. Es de esos personajes que cuesta sentirlo propio, que implica un reto y un riesgo incómodo que al final te queda marcado por lo potente de la experiencia quizás.

9.          ¿Qué sientes al salir al escenario?
En el momento justo antes de entrar a escena miedo y mucha emoción. El miedo es físico porque ya no hay duda ni preocupación por lo que vaya a pasar. Es como ese momento en el que te lanzas al abismo y sabes que ya no vas a volver atrás. La función ha comenzado y ya estás en el aire, flotando sobre la nada y sabiendo que lo que viene es un viaje tan desconocido como mágico.

10.       ¿Cuáles son tus próximos proyectos profesionales?
El próximo y más cercano son las funciones de este verano con la obra Margaritas de Margarita de R.M Management, dirigida y escrita por Jesús Arbués. Estaremos en el Festival de Olite el 25 de Julio en la Cava y estoy muy contenta de poder contar parte de la vida de este gran personaje histórico en un escenario  tan especial  al que llevo yendo desde que era muy niña.
Después del verano empezaré otro proyecto con Producciones Maestras con dirección y texto de Ana Maestrojuán y seguimos moviendo con Yarleku la obra Píntame-Pintaketan de David Ramiro Rueda. Y más cosillas de por aquí y por allá, porque en esta profesión más vale que siempre haya un picoteo.


Entrevista: Alberto López Escuer 



Comentarios

Entradas populares de este blog

CLARA TAHOCES:” EL MISTERIO ES COMO UN IMÁN, CON DOS POLOS ”

1984

Beatriz Barrabés: “El periodismo es compromiso con la sociedad: sin información rigurosa y de calidad no hay democracia”